El cepillarnos la lengua frecuentemente es importante porque trae una serie de beneficios para nuestra salud bucal:
1. Elimina el mal aliento.
2. Previene la caries, gingivitis y periodontitis.
3. Mejora el sentido del gusto.
4. Reduce el número de bacterias en la boca.